AquaBadajoz presenta: Inventos, piscina de olas

Seguro que ya todos conocéis nuestra maravillosa piscina de olas, una de las atracciones que hacen las delicias de grandes y pequeños en AquaBadajoz, pero ¿de dónde sale este invento? ¿Quién es la persona que la creó y cómo se las ingenió para fabricarlo?

¡Sigue leyendo porque, en AquaBadajoz, te lo contamos con todo detalle!

Estanque, alberca, pila o pileta. Hay muchas formas distintas de llamar a la piscina pero con todas sabemos a qué nos estamos refiriendo en cuanto lo hacemos. Es apretar el calor, llegar esos meses de verano tan esperados y el primer deseo que se nos viene a la mente es el de darnos un buen baño en nuestra piscina favorita.

La palabra piscina proviene del latín “piscis” (pez) y, ya en el siglo XII, se refería a un estanque cercano a Jerusalén donde los cristianos eran bautizados. Originalmente se utilizaba para designar pozos para peces siendo estos una manera “natural” de depurar las aguas ya que se alimentaban de las larvas de insectos que allí se encontraban.

Nos trasladamos a octubre de 1969, fecha en la que abrió el parque acuático “Big Surf Waterpark” en Tempe (Arizona). Allí, Fred Hemmings Jr, campeón del mundo de surf, dejaba  todos asombrados al demostrar cómo era posible surfear una ola artificial creada en una piscina mediante máquinas, apareciendo así ante el público la primera piscina de olas de la historia. Tal fue el impacto en la época que revistas de reconocida fama mundial como “Time”, “Life” o “Sports Illustrated” recogieron la noticia en sus páginas. Pero, ¿de dónde salió tal prodigio mecánico?

En 1965, el ingeniero Phil Dexter se encontraba haciendo un viaje a lo largo de California cuando tuvo la idea de recrear el oleaje del mar en un entorno artificial. Apasionado del surf, el 7 de diciembre de 1966, logra patentar un primer diseño construido con madera contrachapada, alambre y calcetines desechados; sin embargo, aún faltarían algunos meses para hallar un prototipo de resultados más óptimos. A finales del verano de 1967, Dexter presentó la máquina definitiva, la cual creaba de manera automática cada 20 segundos ondas en una laguna en miniatura llegando después a emplearse a un tamaño mayor en lo que hoy día conocemos como la piscina de olas.

Un origen curioso el de este invento que, por suerte para todos, hoy día y desde hace ya 10 años podemos disfrutar en Extremadura de la mano de AquaBadajoz.

AquaBadajoz_Pisicina_Olas